Adicción al sexo
4.4 (88%) 5 votes

Pese a que muchos no crean que la adicción al sexo es realmente un problema grave para la persona que lo padece. Puede trastocar muchos aspectos corrientes de su vida y sus relaciones personales, además de ocasionar complicaciones en su salud.

Por ello, no debe tomarse poco enserio y actuar frente a esta enfermedad. La falta de información en los temas de sexualidad puede ocasionar graves consecuencias para los adictos y personas proclives a sufrir este tipo de trastornos.

¿Qué es la adicción al sexo?

La adicción al sexo, también denominada desorden hipersexual o hipersexualidad, es un trastorno conductual asociado al cerebro.

Los adictos suelen experimentar fantasías sexuales de forma recurrente y conciben la actividad sexual como respuesta al estrés o la depresión. No obstante, nunca encuentran satisfacción completa en estos encuentros sexuales, pese a que tampoco consiguen frenar esta actividad.




No se trata de una necesidad normal de sexo que puede ser apaciguada con otras actividades. El deseo sexual domina por completo la vida del adicto y no encuentran cómo cambiar esa sensación o problemática.

La masturbación y la pornografía también se encuentran entre las prácticas habituales de un adicto al sexo. El problema en muchas circunstancias es que la obsesión es tal que no se conforman con las prácticas sexuales normales y buscan satisfacción en otras más peligrosas. Los contagios por enfermedades de transmisión sexual y los accidentes por actividades de riesgo son bastante comunes en estas personas.

¿Cuáles son las causas de la adicción al sexo?

Una de las grandes coincidencias que se ha encontrado en el origen de la adicción al sexo es que un gran porcentaje había finalizado una relación sentimental. Los estudios demuestran que sí hay unas pautas que pueden provocar la enfermedad y que, también, sirven para prevenirla.

En cuanto a la finalización de dicha relación de pareja, lo más probable es que se dé en casos en los que se ha pasado por un proceso traumático en el que no se acepta dicha situación y para suplir esa necesidad se busca consuelo en el sexo. Una vez que se han desarrollado varias relaciones sexuales con otras personas, el afectado sigue sin encontrar solución o consuelo y se ve atrapado en la búsqueda de satisfacción personal a través del sexo.

La poca información sobre sexualidad existente al respecto de este trastorno tampoco ayuda a que el afectado encuentre una solución al problema que se empieza a generar.

Además de esta circunstancia, existen otras que también pueden ser causa de la adicción. Entre ellas encontramos la pérdida de empleo o el diagnóstico de una enfermedad de transmisión sexual. A ello, se suman los estados de ánimo menos optimistas, la depresión, la ansiedad, el estrés o la impulsividad. En todos ellos, el sexo se establece al comienzo de la enfermedad como la solución adecuada, pero poco a poco se convierte en la propia causa de la insatisfacción.




El fracaso social y el crecimiento en familias poco estructuradas puede ser causas en el desarrollo de la adicción. Asimismo, sufrir abusos sexuales durante la infancia también puede ser origen de este trastorno conductual.

En general, entre los 18 y los 25 años se encuentra un mayor número de casos diagnosticados, siendo posible desarrollar la enfermedad a cualquier edad. En esas edades el control de impulsos y la falta de concentración puede afectar al desarrollo físico y psicológico del adicto.

¿Cómo se trata la adicción al sexo?

El tratamiento desarrollado para la adicción al sexo se modificará y adaptará a las circunstancias de cada paciente.

Puede conllevar diferentes tratamientos médicos con fármacos y terapias conductuales según los efectos que se hayan producido. Por ejemplo, algunos pacientes presentan un aislamiento social evidente, problemas familiares y económicos o baja autoestima.

Además, el síndrome de abstinencia es también habitual en esta adicción por lo que el tratamiento especificado deberá ser recomendado por especialistas que conozcan las fases a desarrollar y las complicaciones que se pueden encontrar.

No acudir a un centro especializado por vergüenza o por falta de información al respecto es algo que, la sociedad, la Administración Pública y los propios medios de comunicación a través de sus noticias, deberán cambiar para que la salud sexual no sea un problema grave.

Otras secciones que te pueden interesar:

Vídeo sobre la adicción al sexo:

Fuentes: